Extracto de LSA a partir de Morning Glory

Trip Report : Extracto de LSA a partir de semillas de Morning Glory.

Todo empieza cuando mi amigo “El que corre con los leones” llamémosle Eqcleo, me informo de la existencia de un hermano natural del Lsd-25. –Oye sabias que las semillas de morning glory contienen LSA?¿- . En mi interior pensé… increíble, mi madre tiene eso en el balcón y justo acababa de recolectar las (finales de verano). Asi que fue muy simple, cogi las semillas y llame a mi colega Eqcleo para que fuéramos a mi piso. Esa tarde nos empleamos a extraer el LSA de las semillas para tener un buen viaje, nos costó mucho realizar la extracción ya que el material fue complicado de conseguir, pero al final de la noche conseguimos una resina amarillenta tirando a blanca, estábamos eufóricos y con todo lo que habíamos fumado pareciera que estuviéramos a otro nivel mental, un comentario surgió de que tal vez en otra vida fuéramos chamanes o druidas. Al final nos despedimos para vernos al siguiente día y consumir.
A partir de aquí empieza la gran aventura – morning

Si no mal creo recordar, se trataba de un viernes o sábado, en Sevilla. Lo peculiar de las plantas y otras sustancias psicodélicas es el set and setting, la gran mayoría de lo que pasara depende del entorno y la preparación. Imaginaos el panorama, estamos en la zona “rustica” de Sevilla, en la alameda de Hércules, en uno de los 3 edificios mas altos de la zona, estábamos sentados en unas tumbonas de la azotea con vistas a toda la ciudad y al rio, esas vistas eran psicodélicas en sí, la contaminación lumínica quemaba las pocas nubes que había al horizonte, el sol se despedía, un cuadro intrigante de lo que será la historia dentro de 100 años. Además con nosotros iba un tercer amigo para vigilarnos… por si las moscas, llamémosle “el guardián”, eran cerca de las 21h, anocheciendo, un sentimiento de éxtasis me invadía por el mero hecho de pensar en las próximas horas.

Íbamos de ayunas para enfatizar el efecto de nuestra gelatina, cogimos dos yogurts cada uno, mezclamos media dosis cada uno (la cuña de una llave) y nos los tomamos, disfrutando del paisaje e intentando ver si algo cambiaba, paso media hora y el efecto no se había notado, yo de naturaleza paciente ni me había percatado del transcurso del tiempo, sin embargo mi amigo Eqcleo era un gran impaciente, viendo que aquello no subía se acerco a mi suplicándome que tomáramos la otra mitad, -esto no sube tío, vaya mierda, vamos a tomarnos el resto tío, que no va a subir… etc. etc.- , yo pensé.. Bueno, morir no vamos a morir, en todo caso solo va ser más potente el efecto, no pasara nada, así que cedí a tomar el resto de la gelatina. Pasaron quince minutos y aquello empezó a estallar en mi cabeza y ojos. Fue una subida repentina, sentía las ideas y conceptos chocar entre sí en mi cabeza, las luces brillaban mas, los colores (en la oscuridad) “destacaban” de otra forma, en esos 20 minutos que duro la subida veía el mundo bajo una lente aumentadora no de la percepción de las cosas, sino de la conceptuosidad de los objetos, me fijaba en una puerta azul, y ese azul se hacía cada vez más potente y destacable, al mismo tiempo que la puerta empezaba a tener sentidos muy profundos, no era una simple puerta, era una puerta azul aquí, ahora, que da paso a otro aquí y otro ahora, y cada puerta es única porque lleva a otro destinos sin embargo eran todas iguales… esto es solo una de las pocas ideas que recuerdo y deje escritas después del trip, y su duración no fue mayor que 20 segundos. En esos escasos 20 minutos había perdido de vista el mundo inmediato en el que vivimos, la realidad estaba aquí, mis amigos y mi tumbona, pero no sentía ningún vinculo con los que me rodeaban, estaba abstraído en el mundo de las ideas –Parafraseando a Platón-. Después de eso empezó la etapa llana, con cierto efecto que me dejo perplejo, al principio pareció que mi cabeza intentara luchar contra el LSA, sentía que subía pero no llegaba al efecto notoria que esperaba, en esa lucha mental empecé a sentir los efectos físicos, el corazón palpitaba, estaba todo sudoroso, con cierto calor, así que procedí a desvestirme, me quite camiseta, pantalón, y me quede en bóxers, lo mas cautivante es que mi amigo Eqcleo hizo exactamente lo mismo en ese momento… nos cruzamos de miradas sonreímos mientras que “el guardián” con su pipa de maría se quedo observando con aires a -¿Qué coño está pasando aquí? O.O- . Ahí estábamos los dos en calzoncillos observando el horizonte, nos pusimos de pie e intentamos llegar a la proa del barco en el que pensábamos que estábamos, me puse la mano en la cabeza como en esos días de sol para avistar un mar oscuro al fondo y el faro de lo que parecía ser Tánger para nosotros – Oye Eqcleo, eso no es Tánger? – a lo que respondió… - Si tío, me estoy mareando, este barco parece inestable- ; - A que sí! Voy a traer unas mantas y nos tumbamos a ver el cielo-

En aquel momento fui a por las mantas y edredones en mi habitación, pero se me había olvidado que el set&setting de mi cuarto era similar a un desguace/basurero, nada más abrir la puerta ese ambiente de dejadez morbosidad y oscuridad me invadió y empujo fue de aquella estancia… me sentía avergonzado de mi mismo, me di cuenta de que tenía que empezar a ordenar mi vida, la energía que había encerrada ahí me dio dos trotas en la cara dejándome con gusto a “bad trip”, llame al guardián para que sacara las mantas y preservar la integridad de me compañero de viaje, no quería hacerle sentir que mi habitación era una cueva de un vagabundo, el parecía estar en otro mundo, estaba dibujando un cuadro con sus manos al ritmo de No woman no Cry, cosa sumamente extraña, ya que yo percibía el cuadro poniéndome desde su punto de vista pero no desde detrás del cuadro… nos tumbamos en el suelo en ese momento me entro algo de confusión y no recuerdo lo que pensaba, mi cabeza estaba desordenada, y lo que veía tampoco tenía gran sentido, me había vuelto más alto de lo que era (mido 1.90m) pero veía que mis pies estaban bastante más lejos de mi cabeza que antes.. Tras eso, mi compañero entro en un bucle bastante gracioso desde mi punto de vista, él veía un tatuaje en su brazo, cosa increíble que quería compartir conmigo, sin embargo yo no veía nada, eso lo obsesiono y se paso el resto del viaje viendo aparecer y desaparecer el tatuaje. Yo estaba distraído con los colores de las toallas que usábamos para cubrirnos, la mía roja y otra verde en el suelo, yo recordaba que eran una toalla rosa y una verde oliva, en realidad lo que veía era una toalla rojo sangre y una verde fosforito, y cuando me ponía una u otra, el color de las cosas cambiaba a diferentes tonalidades, con la verde, todo era brillante, hasta llegué a sentirme dentro de la jungla escuchando pájaros.. Con la roja todo parecía un emocionante y palpitante, había en el aire como una bruma rosada…
morning

en todo el transcurso del viaje no sentía, por decirlo así, mi cuerpo, estaba tan focalizado en los visuales y conceptos que fluían, que ignoraba totalmente cualquier cosa que mi cuerpo me decía. El tiempo paso tan rápido que ya estaba amaneciendo, y con ello el efecto se estampaba cada vez mas… poco a poco fuimos saliendo del viaje… estábamos bien, frescos despiertos, eufóricos, muy sedientos, y quizás algo amnésicos en ese momento, el guardián estaba ya dormido desde que sacó las mantas. Decidimos salir a dar una vuelta y refrescar la mente, quizás desayunar en la calle unos churros y un café, nos vestimos, nos lavamos las caras y salimos…

Estábamos en un cuarto sin ascensor, escaleras antiguas (ninguna es pareja), y bajando por ese escalonado parterre, sentí algo extraño –Quizás esto no se haya ido del todo… no veo cuando llegaremos al final de las escaleras- Al dar el primer paso a la calle a eso de las 7.30, los dos nos percatamos de que todavía había un residuo de la sustancia pululando por el cerebro, observamos que la mayoría de la gente que cruzábamos iba de rosa, todo y cada uno de los que cruzábamos tenía una prenda rosa como mínimo, fui increíble cuando a las 10 estábamos en una plaza rodeados de gente todos vestidos de rosa (por lo menos era lo que veíamos) entrar al café a por churros, salir y ver como se apagaba todo, como se le hubieran dado al switch, y todo aquel rosa tan claro y destacado, pareció escabullirse entre las masas de gente, volviendo todo a la normalidad.

Firmado – Froxis
“Nos vemos en el domo”

Buy Morning Glory at Avalon Magic Plants